Una Mira Importante para Combatir la Severidad del COVID-19

Actualizado: 7 ene



Estudio Clínico: Factores de riesgo del estilo de vida, mecanismos inflamatorios y hospitalización por COVID-19: un estudio de cohorte basado en la comunidad de 387,109 adultos en el Reino Unido.


Comentarios:

En estos momentos lo más discutido sobre el COVID-19 en los medios de información es como protegernos por medio del distanciamiento social, la vacuna y el uso de la máscara. Es extremadamente atípico que se discuta el rol que ocupan los factores de estilo de vida sanos en el contagio y síntomas del COVID-19. Si nuestra fuente principal de educación son los medios, el rol del estilo de vida y el COVID están desconectados y por ende son totalmente innecesarios. Sin embargo, la evidencia nos ha demostrado de manera contundente que estos son factores vitales para manejar el impacto de este virus en los individuos de forma efectiva y eficaz.


Por eso, la educación adecuada es vital para el crecimiento personal y por tal razón existe esta membresía y nuestra clínica.


Según este estudio donde se analizó una población general a gran escala sobre los factores de riesgo del estilo de vida como tabaquismo, inactividad física, sobrepeso/obesidad, ingesta de alcohol para el COVID-19. Los participantes fueron 387,109 individuos incluyendo mujeres y hombres residentes de Inglaterra. Es importante aclarar que las causas de sobrepeso y obesidad son las prácticas de una dieta típica industrializada que se practica en la mayoría de nuestra población. Esta dieta está compuesta de productos animales como carnes, pescados y mariscos, subproductos animales como lácteos y huevos, y productos ultraprocesados. Este estudio encontró asociación entre la práctica de estilos de vida adversos y alto riesgo al COVID-19. Estos hábitos de vida pobre representaron hasta el 51% de la fracción atribuible a la población de COVID-19 grave. Esto significa que estos hábitos pobres representan la mitad de la población con síntomas severos de COVID-19.


Según la CDC (el Centro para Control y Prevención de Enfermedades) y el grueso de la evidencia científica han concluido y declarado que las personas que están MÁS PROPENSAS a enfermarse y morirse de COVID son los adultos (especialmente los mayores de 65 años) que tengan 1 o más comorbilidades de ciertas condiciones. ¿Cuáles son las condiciones? Algunas de estas son cáncer, enfermedad crónica de los riñones, enfermedades crónicas pulmonares,diabetes tipo 1 y 2, enfermedades del corazón ( ojo: hipertensión está incluida aquí), sobrepeso, obesidad, y otras más. Solo presentó aquí las enfermedades que igualmente son las primeras causas de muerte en nuestra población. Por CAUSALIDAD Y NO CASUALIDAD, estas condiciones son principalmente generadas por estilos de vida adversos.


¿Donde esta el ÍMPETU, LA URGENCIA, LA EDUCACIÓN, LA ACCIÓN a orientar, educar y desarrollar estrategias urgentes para hacer cambios en los hábitos de nuestra población? ¡No existen! Por eso nuestro sistema de salud, incluyendo el sistema educativo y los profesionales seguidores de este sistema , están perdidos en alternativas ineficaces que no resuelven los problemas principales de nuestra población.


La importancia de ser activos físicamente, estar en nuestro peso ideal, evitar drogas recreativas, tomar el sol, descansar apropiadamente, una práctica espiritual y alimentarnos con una dieta alta en plantas sin productos ultraprocesados y animales son los pilares y factores de estilo de vida más importantes para triunfar en nuestra salud. No importa cuantos virus existan estos pilares deben ser enseñados y recalcados constantemente para prevalecer como una sociedad saludable, educada y conectada con su ambiente.


Por ejemplo: Estudios han demostrado que personas con una práctica moderada de actividad física tienen una protección óptima de infección del COVID-19 y los individuos con niveles bajos de actividad física poseen altos niveles de infección. Una de las razones por la cual esto sucede es que uno de los beneficios del ejercicio es el fortalecimiento del sistema inmune, los efectos anti-inflamatorios y las respuestas adaptativas inmunológicas.


Lo mismo sucede cuando cambiamos a una alimentación integral de plantas donde disminuimos los factores subyacentes para la gravedad y la muerte de COVID-19: obesidad, enfermedad cardíaca, hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedad pulmonar crónica.


En conclusión, vivimos unos tiempos en que se enaltece la búsqueda remediadora de los problemas de salud aunque no demuestren ser efectivos. Vivimos en unos tiempos en los que el refuerzo de practicar los pilares que demuestran ser efectivos en generar una población saludable y fuerte no son inculcados. Nos toca a nosotros como individuos hacer los cambios para poder crear sistemas nuevos en nuestra población, formar comunidades centradas en estas prácticas y poco a poco girar la educación poblacional al verdadero bienestar.


En salud,

Dra. Joanna Frey


Referencias:


1.Hamer, Mark, et al. “Lifestyle Risk Factors, Inflammatory Mechanisms, and Covid-19 HOSPITALIZATION: A Community-Based Cohort Study of 387,109 Adults in the UK.” Brain, Behavior, and Immunity, vol. 87, 2020, pp. 184–187., doi:10.1016/j.bbi.2020.05.059.


2.https://www.cdc.gov/coronavir



Artículo Educativo Octubre - Ingles
.pdf
Download PDF • 68B








48 visualizaciones0 comentarios