top of page

La clave para ayunar de forma segura.

Actualizado: 9 dic 2022



La clave para ayunar de forma segura.

Ayunar sin la supervisión directa de un profesional experimentado puede causar complicaciones.

Asa Frey, D.C. (Miembro certificado de la Asociación Internacional de Médicos Higienistas) Publicado en 2019 en la revista Health Science.


Hoy en día es casi imposible pasar por alto el tema del ayuno. Este permea a las redes sociales y se pueden ver documentales sobre el ayuno en Netflix y Amazon Prime. Hay más de 5000 libros sobre el ayuno que pueden comprarse en línea, y algunos doctores y promotores de salud modernos están usando la terapia de ayuno con sus pacientes y promoviendo este tipo de tratamiento en programas de desintoxicación y para combatir varias enfermedades.


En general, el uso actual del término “ayuno” hace referencia a una amplia gama de beneficios para la salud. Es una palabra poderosa cuyo uso se puso de moda en los ámbitos de la Medicina de la Nueva Era y la medicina alternativa, y entre los proveedores de servicios médicos a celebridades. Si usted “está al tanto”, entonces debe estar hablando sobre el ayuno.


Hay muchos tipos de ayuno: el ayuno con agua, el ayuno con jugos, el ayuno absoluto, el sostenido y el intermitente. Hay dietas tipo ayuno que usan ciertos alimentos y suplementos dietéticos en forma de bebidas y pastillas. Por cada tipo de ayuno hay muchos libros, y por cada libro hay muchos programas, grupos de Facebook y “retos” de ayunos con la misma promesa: “¡Recupere su salud rápidamente!” Sin embargo, hay un factor primordial ausente en todos los programas de ayuno hechos por cuenta propia: la supervisión directa de un profesional con experiencia.


Cómo evitar complicaciones


El objetivo primario de cualquier persona que esté considerando ayunar siempre debe ser mantener la seguridad durante el proceso. La frase latina primum non nocere significa “lo primero es no hacer daño” y es un concepto clave del Juramento Hipocrático que todos los médicos conocen muy bien. Si nuestro objetivo primario es no hacer daño durante un proceso de ayuno, la supervisión es imprescindible.


Es cierto, el ayuno es un proceso natural y los seres humanos han practicado el ayuno desde los comienzos de la humanidad. No obstante, muchos procesos naturales pueden ser peligrosos. Como en la vida, pueden ocurrir (y ocurren) complicaciones. Cada caso es único e importante, y merece la atención adecuada. A fin de minimizar el riesgo e identificar posibles factores de complicación, se requieren procedimientos adecuados de selección y evaluación: un historial médico detallado, una evaluación física presencial y las pruebas de laboratorio pertinentes.


Estas acciones preliminares permiten la recolección de datos para establecer los valores de referencia que serán vitales a la hora de tomar decisiones o hacer intervenciones de forma segura y eficaz cuando los pacientes experimenten molestias o síntomas. Las rondas diarias y los análisis de laboratorio semanales permiten que el médico identifique posibles peligros cuando no hay síntomas perceptibles.


Supervisión real


No se puede medir el pulso por teléfono. La supervisión directa tiene que ser, en efecto, directa. Un ayuno supervisado se hace en un entorno consecuente y controlado, donde los médicos supervisan a sus pacientes presencialmente y a diario.


Los datos de salud y progreso recopilados durante las rondas proveen puntos de medición para observar el progreso y evitar eventos adversos. Además, estas visitas ofrecen la oportunidad para que el paciente y el doctor interactúen y revalúen la estrategia y los objetivos. El médico también usa este tiempo para verificar y analizar el pulso de los pacientes manualmente. Él o ella puede mirar al paciente a los ojos, escuchar el tono y la fuerza de su voz, y hacer las preguntas pertinentes.


Cabe mencionar que la supervisión directa y presencial elimina la variable problemática de la inquietud y la preocupación. Todas las personas son diferentes, por lo que cada ayuno es diferente. Según el cuerpo hace la transición y permanece en un estado de ayuno, ocurren cambios fisiológicos y sintomatológicos en poco tiempo. La experiencia puede cambiar de un minuto a otro y, sin la debida supervisión, esos cambios pueden manifestarse como sentimientos de preocupación. La incertidumbre y el miedo crean un ambiente de tensión en lugar de un entorno relajante propicio para la sanación.


Cuando no hay supervisión directa, es posible que el paciente sienta miedos infundados a causa de los síntomas normales y los cambios fisiológicos positivos que ocurren durante un ayuno. Algunos síntomas comunes que pueden causar preocupación y pensamientos angustiosos durante lo que debe ser un tiempo de descanso, recuperación y paz son: mareos, debilidad, vómitos, ansiedad y ritmo cardíaco acelerado.


¿Cuáles son los síntomas normales? ¿Cuándo debemos intervenir? ¿Cuándo se debe finalizar el ayuno? ¿Cuáles cambios son normales y cuáles son señales de advertencia? Estar bajo la supervisión de un médico con experiencia en ayunos puede ser la diferencia entre un ayuno exitoso y uno perjudicial.


Busque profesionales capacitados


El conocimiento académico no sustituye la experiencia profesional cuando de ayunos se trata. Los profesionales adiestrados en el ayuno terapéutico con agua (miembros certificados de la Asociación Internacional de Médicos Higienistas o IAHP, por sus siglas en inglés) han invertido tiempo en adquirir la experiencia necesaria para supervisar ayunos de manera segura.


Una vez graduados del doctorado en quiropráctica, mi esposa, la Dra. Joanna, y yo hicimos un internado de seis meses en el TrueNorth Health Center en Santa Rosa, California. Durante este tiempo, hicimos rondas diarias para observar a pacientes ayunantes y estuvimos de guardia 24 horas todos los días. También se dedicó mucho tiempo a hacer las entrevistas de admisión de pacientes, escuchar conferencias, observar durante los exámenes de nuevos pacientes y las visitas finales, ordenar y analizar pruebas de laboratorio, estudiar los casos de todos los pacientes y conocer los valores diarios de sus constantes vitales. Esta experiencia educativa dispuso del tiempo necesario para que fuera posible atender cientos de casos exitosos, adquirir competencia en los fundamentos básicos de la fisiología y la interpretación de análisis relacionados con el ayuno, y para aprender y participar en protocolos adecuados de selección de pacientes.


La supervisión de los ayunos no se enseña en las escuelas. La única manera de adquirir conocimiento y experiencia en la terapia de ayuno es haciendo un internado de un tiempo considerable bajo la mentoría de un miembro certificado de la IAHP en un centro residencial para el ayuno supervisado. Llevo seis años supervisando ayunos y continúo adquiriendo experiencia y conocimiento con cada uno de mis pacientes.


En muchas ocasiones, he consultado con mis colegas y mentores, entre ellos el Dr. Alan Goldhamer, el Dr. Greg Fitzgerald, el Dr. Michael Klaper, el Dr. Gracie Yuen y la Dra. Joanna Frey, entre otros. Como miembros de la IAHP entendemos que somos más que meramente la suma de nuestras prácticas individuales y la acumulación de experiencias de pacientes, y que el objetivo es el éxito de los pacientes y fomentar la educación y la verdad.


Un enfoque generalizado del ayuno es igual de ineficaz que un enfoque generalizado de la dieta y el estilo de vida. Escalar el Monte Everest toma muchos años de entrenamiento, práctica y experiencia profesional, o se puede contratar a un guía. Quizás suene extremo comparar el ayuno con escalar el pico más alto del mundo, pero le aseguro que son más las similitudes que las diferencias. Si plantea esta analogía a alguien que se encuentre en el día 15 de un ayuno con agua de 25 días, le confirmarán su veracidad. En términos del esfuerzo físico, el ayuno puede ser diferente, pero, en lo que se refiere a la fortaleza psicológica, pocas cosas se comparan al ayuno. Si escala el monte sin un guía, es posible que llegue a la cima pero podría morir en el intento.


Cada persona tiene su razón para ayunar. Entre la variedad de razones se encuentran: disminuir la presión arterial, normalizar los niveles de azúcar en la sangre, eliminar medicamentos, mejorar padecimientos de la piel, restablecer el paladar, retomar una dieta saludable, descansar y recuperarse después de una cirugía, lucir y sentirse más joven, aumentar la energía y eliminar los estimulantes, o conectar consigo mismo y, quizás, enriquecer su conexión espiritual.


Manténgase informado


Al establecer objetivos y diseñar planes para lograrlos, es de gran beneficio, e incluso esencial, consultar la documentación científica más reciente. La información producto de la rigurosidad del proceso científico ayudará a evitar errores costosos y mostrará un camino mejor definido hacia el curso de acción más efectivo.


Por ejemplo, los datos científicos sobre el ayuno ya han demostrado la eficacia del ayuno supervisado en el manejo de la hipertensión (en la normalización de la presión arterial y la eliminación de medicamentos en casi el 100 % de los participantes del estudio)1. Si nuestro objetivo es lograr una presión arterial normal, el éxito del paciente dependerá de que se sigan los protocolos específicos que resultaron exitosos en el estudio y, por supuesto, de estar bajo la supervisión de un médico experimentado en estos métodos.


No confíe en programas de ayuno que promueven el uso de suplementos dietéticos o bebidas estimulantes o que recomiendan malos hábitos alimentarios y promocionan la pérdida de peso o la resolución de cualquier problema de salud. Según el ayuno se vuelve popular rápidamente, es raro conseguir a un médico con la educación y la experiencia necesaria en el ayuno terapéutico. Asegúrese de que el médico que supervisa el ayuno sea un miembro certificado de la Asociación Internacional de Médicos Higienistas.


Sobre todo, asuma su responsabilidad y edúquese. Investigue por su cuenta. Obtener salud es un proceso y los procesos toman tiempo. Evite precipitarse a una decisión de salud importante, incluido el ayuno, sin entender de qué se trata. Siempre ayune bajo la supervisión de un profesional cualificado.






Referencia:


1. Medically supervised water-only fasting in the treatment of hypertension


Goldhamer, Alan et al. Journal of Manipulative & Physiological Therapeutics, Volume 24, Issue 5, 335-339


(biografía)

El Dr. Asa Frey, cofundador y director de la Clínica Back to the Garden, ha estado utilizando los métodos de estilo de vida saludable y ayuno solo con agua en un entorno clínico desde su práctica en el TrueNorth Health Center en 2010. Ubicada en la hermosa ciudad de San Juan, Puerto Rico, la Clínica Back to the Garden es el único centro de ayuno supervisado por doctores en Latinoamérica. El Dr. Asa Frey y la Dra. Joanna Frey integran la educación sobre la salud como un componente esencial de los programas de ayuno. Visite el sitio web http://backtothegardenpr.com.

107 visualizaciones0 comentarios
bottom of page